Charlotte Bühler

Webnode

Biografía.

        Charlotte Malachowski Bühler nació en Berlín el 20 Diciembre en 1893, fue la primogénita de Walter y Rose Malachowski. Su padre era arquitecto y su madre un músico de éxito, además, sus padres apoyaron su interés por los estudios académicos. Desde joven Charlotte se cuestionó la existencia de Dios y el significado de la existencia, y consideró que la psicología podía darle alguna de estas respuestas.

        Ella era una joven precoz, aun en la secundaria, realizó un estudio original de Los procesos del pensamiento humano. A partir de allí realizó sus estudios universitarios en diferentes instituciones, como las universidades de Friburg, Kiel, Berlín y Múnich. En esta última oyó hablar del trabajo del doctor Karl Bühler, que estaba investigando el pensamiento humano, un trabajo muy cercano a sus intereses primordiales.

        Además, hizo todo lo posible por conocerlo; así, cuando su supervisor de tesis Oswald Kulpe murió repentinamente, Bühler fue llamado para sustituirlo, relación que fue el preludio del matrimonio de ambos en 1916. El mismo año en que Charlotte recibió su título de Doctora por la universidad de Múnich (1918), nació su primer hijo, Ingeborg, y un año más tarde la familia se completó con el segundo, llamado Rolf.

        Entre 1920 y 1922, Charlotte trabajó para el gobierno prusiano y en el departamento de educación en las escuelas, como asistente en un proyecto sobre adolescencia y dio conferencias en Dresden. En 1923, la familia se mudó a Viena con el nombramiento de Karl como Presidente de la Universidad de Viena. Después, Charlotte fue nombrada profesora auxiliar y sólo 6 años más tarde, en 1929, recibió el cargo de profesora adjunta.

        Luego en 1924 llegó al Colegio de Profesores de la Universidad de Columbia para estudiar la infancia y la juventud psicológica con Edward Thorndike; pasó ese curso académico como profesora invitada en el Barbnard College. En 1929 la Fundación Rockefeller le dio la posibilidad de supervisar la dirección de los colegios que poseía en Inglaterra, Holanda y Noruega.

        Durante las décadas del 20 y del 30, Charlotte y su marido estuvieron al frente de uno de los departamentos de psicología más importantes del mundo. Al mismo tiempo, Charlotte viajó para hacer cursos especializados y llevar un consultorio en varias partes de Europa y EE UU.

        Recibió una beca de diez años de la Fundación  Rockefeller para continuar su trabajo de investigación en el Instituto de Viena, junto a los recursos del gobierno de Viena, pero al cabo del tiempo fue obvio para ella que su trabajo estaba restricto a un tipo de población. En 1934 con un nuevo gobierno totalitario en Austria, los recursos se limitaron y pronto la Fundación Rockefeller también habría de retirarle el apoyo económico.

        Los Bühler crearon un “grupo de amigos del Instituto de Psicología de Viena” y continuaron su trabajo, aunque en los años que siguieron la dictadura fascista se volvió cada vez más opresora. La policía de seguridad allanó el centro y encarceló a cuatro miembros del personal. En 1938, Karl fue arrestado y “despedido” por razones políticas. Poco después, Charlotte fue despedida por razones raciales. Uno de sus padres era judío. Los cursos de psicología fueron reemplazados por cursos como “Raza y carácter”.

        Finalmente, Karl obtuvo un puesto en EE UU y al poco tiempo Charlotte también. Primero, tuvo un puesto de profesora de psicología en la facultad de St. Catherine en St. Paul, Minnesota. Luego se mudó a Massachussets, donde estableció y dirigió una clínica de supervisión infantil. En 1943 volvió a Minnesota y por dos años trabajó como psicóloga clínica en el Hospital General de Minneapolis.

        Aunque los cinco primeros años en EE UU fueron activos y marcaron el comienzo de una larga carrera en psicología clínica, ella sentía que no era bien recibida en el mundo académico masculino y observaba que muchos se sentían amenazados por sus logros.

        Luego, en 1945 se mudaron a California, donde Charlotte continuó trabajando como psicóloga clínica en el Hospital del Condado de Los Ángeles de 1945 a 1953. También trabajó como profesora auxiliar en psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad del Sur de California. En 1953, comenzó su consultorio privado en Los Ángeles, donde le dio forma más sólida a su psicología humanista gracias a sus conocimientos teóricos y sus técnicas terapéuticas, y ya en esta época disfrutaba inmensamente de su vida profesional y sus colegas en EE UU.

        Aunque a menudo se dice que Abraham Maslow es el padre de la psicología humanista, una reseña del trabajo de Charlotte indica que sus ideas son anteriores. Como ella misma observa: “Las primeras investigaciones que realicé en el primer departamento de psicología experimental de la universidad son precursoras de la psicología humanista, con el interés puesto en lo personal como un todo.” Sus estudios muestran que el recién nacido tiene tendencias de adaptación, creatividad y coordinación, mucho antes de que la realidad y la sociedad lo fuerzan a utilizar estos elementos de su personalidad para la vida.

        Después, en 1965 y 1966, Charlotte fue presidenta de la Asociación Americana de Psicología Humanista, su teoría sobre los objetivos en la vida pone énfasis en un objetivo final para la realización personal, de acuerdo con los talentos del individuo. Charlotte Bühler enfatizó la diferencia entre la psicología humanista y la Freudiana: “Freud y Adler querían explicar la mente humana usando como punto de partida la enfermedad, mientras que nosotros partimos de la mente sana.”

        Al final de su carrera, Charlotte observó lo que consideró la crisis de la cultura moderna occidental, y notó la abundancia de relaciones humanas falsas e hipócritas. Los abusos en la relaciones y la autoridad, los liderazgos inadecuados, la explotación, la falta de respeto y falta de oportunidades para con el individuo. “El individuo siente soledad y fracaso personal y en las relaciones.” Comentaba que sus clientes expresaban no saber lo que querían ni en qué creían. En su opinión, la psicología humanista ofrece una guía para que el individuo consiga definir lo que considera una vida saludable plena de sentido.

            Luego de una larga y productiva carrera en EE UU, regresó a Alemania en 1972, al encontrarse enferma. Quiso pasar los últimos años de su vida con su hijo, Rolf, y murió el 3 de Febrero de 1974 en Stuttgart donde continuó escribiendo y publicando un año antes de morir.

Aportes.

        Hizo un gran aporte al campo de la psicología, en la educación y los estudios de la familia, la psicología infantil, los test psicológicos y los valores. Fue una joven precoz; aun en la secundaria realizo un estudio original de los procesos del pensamiento humano, a partir de ahí estudio psicología. Entre sus aportes están:

*Realizó un inventario del primer año de vida: “Niño del preescolar”

        Charlotee se focalizo en el desarrollo psicológico a través de la infancia y adolescencia. Trabajo en un centro de adopción con capacidad para más de 2.500 niños ahí estudio el comportamiento infantil observándolos por 24 horas, para ello uso test de inteligencia y desarrollo, interpretación de diarios, experimento con juego libre, y se focalizo en el desarrollo cognitivo y de la personalidad.

*Realizó una  medida a la madurez en la edad preescolar:

        Esta medida es de suma importancia para el desarrollo del niño por que nos brinda respuestas sensoriales, control del cuerpo,   conducta social, aprender e imitar.

*Realizó aplicaciones prácticas:

        En estas aplicaciones podemos individualizar al niño y saber si está en la capacidad de adaptarse a su ambiente. Igualmente, cuando encontramos este problema estamos en la obligación de buscar ayuda de un psicólogo con el fin de obtener consejos para los padres, docentes y allegado del niño y así ayudar al niño.

        Realizó un gran aporte al elaborar una teoría que comprendía de 5 fases sobre el desarrollo humano, la cual se centra en el establecimiento y logro de metas personales.

*Elaboró su teoría de cinco fases sobre el desarrollo humano, la cual se centra en el establecimiento y logro de metas personales.

*Hizo hincapié en la intencionalidad de la naturaleza humana y a la iniciativa propia.

*Sostiene que existe algún tipo de orientación hacia una meta a lo largo de la vida entre las personas autorrealizadas.

*Enfatizó la diferencia entre la psicología humanista y la Freudiana, ya que Freud y Adler querían explicar la mente humana usando como punto de partida la enfermedad, mientras que la psicología humanista parte de la mente sana.

Investigación más Significativa.

        Entre 1923 y 1938, la investigación de Charlotte se focalizó en el desarrollo psicológico a través de la infancia y la adolescencia. Trabajó en un centro de adopción con capacidad para más de 2.500 niños para estudiar el comportamiento infantil, principalmente en la mujer. Para ello usó tests de inteligencia y de desarrollo, interpretación de diarios y experimentó con juego libre, y se centro en el desarrollo cognitivo y de la personalidad.

        Charlotte se interesó en la centralidad de los fines humanos a principios de 1920 cuando ella investigó 135 diarios de los adolescentes. Donde, revelaron que al final de la adolescencia a menudo la gente pregunta por qué están aquí y cuál es su propósito en la vida. Ella creía en las técnicas naturalistas de la recopilación de información como la mejor manera de estudiar los procesos de desarrollo.

Teoría.

        Para Charlotte Bühler la meta de los seres humanos es tener un equilibrio biológico y psicológico liberando las tenciones, así como la autorrealización que es la clave del desarrollo saludable; el cual permite crecer, mejorar y alcanzar aquello que se va proponiendo en cada fase de desarrollo del individuo. De igual manera, ella considera tres factores importantes durante el desarrollo de la persona, que son: los eventos externos que rodean la vida de la persona, las reacciones internas que tiene hacia esos eventos, y sus logros y producción. Ya que estos son los que permean el proceso de vida del individuo.

        Por otro lado, divide el desarrollo humano en cinco fases las cuales se componen de un equilibrio entre el desarrollo biológico y psicológico del individuo, con respecto a su edad. En este sentido, las cinco fases del desarrollo humano son:

*Niñez  (hasta los 15 años): El individuo aun no ha determinado metas de vida, piensa de forma vaga acerca del futuro

*Adolescencia y la edad adulta temprana (15 a 25 años): Inicialmente las personas conciben la idea de que su vida  es algo propio, analizan las experiencias vividas y piensan sus necesidades y potencialidades.

*Edad adulta (45 a 65 años): Las personas tienen en cuenta su pasado y revisan sus planes para el futuro

*Vejez (después de los 65 a 70 años): Las personas dejan de concentrarse en el logro de metas.

        Bühler decía que para llevar a cabo satisfactoriamente estas fases, el ser humano debe de tener un estado físico ideal y vivir en una sociedad ideal; pues en esta teoría no se tomo en cuenta los factores externos que puedan influir en el ser humano, ejemplo la situación actual en la que nos encontramos de cubrir las necesidades fisiológicas es un poco más difícil y en ocasiones imposible, esto nos lleva a una incongruencia ya que si no se cuenta con un estado físico ideal no se lleva a cabo el proceso.

        Finalmente la crítica a esta teoría es que no toma en cuenta que los seres humanos son diferentes y tienen diferentes posibilidades y contexto social, lo cual limita las posibilidades de que la teoría sea aplicable.

Objetivos Vitales.

        Charlotte Bühler estableció el concepto psicológico de dirección, analizando la historia de doscientas personalidades destacadas, llega a la conclusión de que cada vida estaba ordenada definitivamente y dirigida hacia uno o varios objetivos. Hay en cada individuo algo por lo que vive, un propósito principal, el cual, algunas personas se concentran en un gran objetivo único; otras, tienen una serie de propósitos definidos.

        Además, toma como punto de partida el marco biológico para comprender y analizar las tendencias básicas de la vida, y delinea las condiciones del equipo mínimo que un organismo necesita para funcionar, es decir, que el individuo debe ser:

*capaz de satisfacer sus necesidades.

*Ser adaptable y creativo hasta un cierto grado bajo determinadas condiciones.

*Guardar un orden interno.

        Así, se establece que en la vida de los seres humanos se evidencian cuatro tendencias básicas, que junto a estas orientaciones de vida intervienen la cultura y el medio como elementos de fuerte influencia en la determinación o establecimiento de fines. Es por ello, que los individuos de diferentes grupos o culturas ponen énfasis en perseguir determinadas finalidades; según eso se hacen valores o no.

        Igualmente, las personas tienen cada una de estas necesidades operando a un nivel de fortaleza que depende de su edad, estado de salud mental y características de personalidad. La meta da las cuatro tendencias se llama realización, que se define como la experiencia de haber triunfado en la adecuada confusión de aquellos valores de la vida hacia los que el individuo se esfuerza por llegar en forma de autodeterminación.

        Asimismo, la autodeterminación es la vivencia resultante de la conciencia de una vida esencialmente lograda, es decir, cuando se ha logrado establecer en proporción idónea la expansión, la adaptación, la satisfacción y el orden interno. La realización supone haber sido promovido en estas cuatro tendencias, aunque individualmente se puede dar preferencia a una u otra.

        En resumen, Bühler considera que los objetivos vitales son necesarios para la comprensión de los procesos de autodirección en el sujeto, tales como son vistos por los psicólogos humanistas. Además existen dos procesos enfatizados que pueden ser explicados como: El establecimiento de un sistema personal de valores y fines; y El proceso creativo.

        Los objetivos vitales planteados por la teoría de Bühler son:

a) Satisfacción de Necesidades: Son aquellas necesidades de supervivencia del individuo así como sus capacidades de amor y placer.

b) Adaptación Autorrestrictiva: Son modificaciones y acomodaciones que realiza un ser vivo para ser más apto para la existencia.

c) Expansión Creadora: Es la tendencia opuesta a la adaptación autorrestrictiva, es decir, el individuo expresa su autoextensión en el trabajo y experimenta el goce del poder y dominio sobre la materia. También puede ser definida como la capacidad que tienen las personas para producir composiciones, generar productos o ideas de cualquier tipo que sean nuevas o novedosas y no conocieran productor.

        Además, puede incluir la formación de nuevos patrones y combinaciones de informaciones derivadas de experiencias anteriores, el trasplante de las relaciones antiguas a nuevas situaciones y la generación de nuevas correlaciones. En relación a la creatividad humana, Bühler plantea su teoría del placer a la que denomina Reacción hedonálgica, y Distingue tres tipos de placer.

*El Placer de Saciedad, el sujeto encuentra que hay una tensión de placer en el juego así como en la creación.

*El Placer Funcional, que es el goce o satisfacción que se obtiene por la actividad misma sin considerar los posibles resultados de esta actividad

*El placer de crear, hay un aumento de tensión mientras uno crea; hay la alegría del dominio sobre la materia en el trabajo creativo.

d) Mantenimiento del Orden Interno: Es la necesidad humana de establecer una relación entre su orden interno y el orden del ambiente exterior del mundo y del universo según lo entiende (homeostasis). Es por ello, que Buhler concibe al estado de la homeostasis como aquel desde el cual el ser humano saludable inicia un movimiento destinado hacia la plenitud.

Hipótesis.

        Las principales hipótesis sobre las cuatro tendencias básicas son:

I. Todo ser humano dentro del campo de la normalidad, está en todo momento motivado por cuatro direcciones u objetivos vitales.

II. 2. Los individuos varían de acuerdo con el grado en que una u otra tendencia predomina.

III. El grado de predominancia discrimina al sano del neurótico, que puede poner un énfasis excesivo en una tendencia y descuidar completamente otra. En los psicóticos puede darse una tendencia con exclusión de las otras.

IV. Aparte de las variaciones de preferencias individuales se dan también predominancias determinadas por la edad. Mientras que el niño pequeño se preocupa por sus necesidades, el niño mayor cede cada vez más a la adaptación autorrestrictiva. El adolescente y el joven a la expansión creadora, y en la edad del climaterio se tiende al orden interno. En el adulto pueden ser diferentes actitudes dependiendo de su salud y motivación.

V. Las cuatro tendencias básicas operan en todos los niveles de la escala psicosomática del individuo. Son tan evidentes en los procesos de crecimiento y declive biológico, como en la autodirección consciente o inconsciente de la personalidad.

VI. Bajo condiciones internas o externas desfavorables, cualquiera de las cuatro tendencias puede convertirse en su contrario dialéctico; puede haber una voluntaria o involuntaria tendencia hacia la frustración, inadaptación, improductividad o desarreglo interno.

Enfoque.

        El enfoque de Bühler es humanista, ya que su teoría de las metas de la vida hace hincapié en el objetivo final de la realización personal, que se logra a través de objetivos de vida válida que se organizan de acuerdo a los dones de las personas. Las personas difieren en la elección de los objetivos y el modo de vida, pero son iguales en el intercambio de las orientaciones de meta que no tienden a la inactividad, que generalmente eligen el crecimiento en el mantenimiento. Además, se identifican con las actividades en lo lactante, niños pequeños, adolescentes y adultos, y consideró que ver a la persona humana como un continuo desarrollo alienta la exploración.

Conclusión.

        La contribución de Charlotte Malachowski Bühler al campo de la psicología fue inmensa, sobre todo en las áreas del desarrollo de la vida útil y la psicología humanista. También contribuyó de manera profunda en la educación y los estudios de la familia, la psicología infantil, los tests psicológicos, la psicología clínica, la psicoterapia, y los valores y objetivos de vida, entre otras áreas.

        No fue sólo teórica e investigadora, sino que practicó la terapia humanista. Asimismo, completó su doctorado en la Universidad de Munich y a través de su trabajo obtuvo reconocimiento internacional. Además, sus trabajos se publicaron en 16 idiomas.

        Charlotte Bühler dio énfasis a la distinción entre su psicología humanística y la psicología Freudiana que dominaron la disciplina más temprano en su carrera. Ella notó que “Freud y Adler como psiquiatras, buscaron explicar a la mente humana de un punto departida basó en la enfermedad, mientras que los psicólogos humanistas, escogieron a la mente saludable como nuestra línea baja”.  

        También señala el concepto psicoanalítico de homeostasis como la meta del fin como contrastarse grandemente con la vista humanística de personas saludables que tienen una meta del fin en la vida que dé mismo-realización o en las condiciones de Charlotte, cumplimiento (el Buhler & Marschak, 1968, Buhler, 1972).

        Por último, Charlotte hizo terapia individual y sesiones de grupo que ella llamó “los grupos del encuentro”. Los grupos del encuentro no eran organizados para las personas diagnosticadas con un desorden, sino para aquéllos que sentían el vacío que ella refería.

Webnode